• 91 536 37 87
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

EL COLEGIO CELEBRA UN CURSO DE VERANO SOBRE PERITACIONES JUDICIALES EN LA UCAM

El pasado martes se celebró en la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM) un curso de verano sobre “Oportunidades profesionales en Peritaciones Tecnológicas”, cuya dirección corrió a cargo a José Javier Medina, Presidente de la AGITT.

El Secretario del curso fue Rafael Melendreras, Director de la Escuela de Graduados e Ingenieros Técnicos de Telecomunicación de la UCAM. Medina presentó un taller de casos prácticos de Peritaciones Judiciales en comunicaciones a través de correos electrónicos, servicios en red y tipos de evidencias digitales. En la posterior mesa redonda participaron expertos en Criminología y un juez de lo penal e investigador de la Guardia Civil. Todos coincidieron en que las Peritaciones Judiciales cada vez ofrecen más salidas profesionales a los ingenieros de Telecomunicación. Si queremos garantizar nuestra seguridad, un perito informático es el profesional que contribuye a garantizarla.

El peritaje judicial es una gran herramienta y un recurso legal y tecnológico que siempre debemos tener cerca de nosotros, ya que podemos requerir de sus servicios en el momento menos pensado. A través del peritaje tecnológico tendremos argumentos a la hora de defendernos o incluso de averiguar la culpabilidad de alguno de nuestros trabajadores o personas que van tener acceso a determinados sistemas, pudiendo aclarar en procesos judiciales las dudas que se presenten, siempre desde la perspectiva de que nos va a beneficiar a la hora de establecer una denuncia o una defensa adecuadas.

La ciberseguridad representa uno de los aspectos más celosamente cuidados por las empresas y por millones de usuarios. Defensa para proteger los datos corporativos o personales, según sea el caso, ante ataques o robos de identidad. Son habituales las noticias en la prensa que hablan del robo de contraseñas de correos electrónicos, piratería de páginas web, o de delitos informáticos que van desde el robo de dinero hasta estafas.

En este punto es donde aparece la investigación judicial que se encarga de obtener pruebas informáticas, que, a su vez, le pueden servir a un juez a la hora de determinar la culpabilidad, o inocencia, de una de las partes señaladas en algún litigio.