• 91 536 37 87
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Raquel de Amuedo, docente y consultora: “El gran reto está en saber trabajar de forma segura desde nuestros hogares”

Hoy, 9 de febrero, es un día significativo para todos, celebramos el Día de la Internet Segura. Es muy curioso como Internet ha entrado en nuestras vidas y cómo las ha cambiado, haciéndonos el día a día mucho más cómodo y llevadero. ¿Alguien recuerda lo que era buscar información antes de que Internet se popularizara?

Yo recuerdo ir a la biblioteca para ello, ¿qué lejano no? Estoy segura de que los jóvenes de hoy en día no pueden imaginar lo que suponía para las generaciones anteriores conseguir información, ahora, la tenemos a tan solo un clic.

Sin ánimo de contar la historia de Internet, es interesante comentar que se dice que Internet nació de forma masiva allá por el año 1983, y sin embargo, no es hasta el año 2004 que se propone el Safer Internet Day , es decir, el Día de la Internet Segura .

Durante las últimas décadas hemos visto como mejoran las infraestructuras de telecomunicaciones, la velocidad de la red, los tipos de redes, etc. Lejos quedan aquellos tiempos en los que nos conectaron a Internet y no podíamos al mismo tiempo llamar por teléfono o recibir una llamada . Sin embargo, para todos y todas, el año 2020 ha marcado una gran diferencia, ha sido un año que nos ha impulsado en lo que llamamos la Transformación Digital . Ya veníamos hablando de ella en años anteriores, en 2019 yo misma asistía o impartía charlas y los / as especialistas comentábamos que “llegábamos tarde”. Y llegó el 2020 para poner de manifiesto que nuestro país no estaba preparado, o mejor dicho, no estaba adaptado a lo que podía venir, porque tecnología teníamos y tenemos para ello, pero no le dábamos la importancia que se merecía.

Según el Digital Economy and Society Index (DESI, Índice de la Economía y la Sociedad Digitales) en el año 2019, España figuraba en el puesto 11 en digitalización de los 28 países que componen la UE. Con respecto al capital humano figurábamos en el puesto 17. Y si hablábamos del número de profesionales especializados en TIC, ocupábamos el puesto 18.

Según el informe DESI del año 2020: “España ocupa el puesto número 11 entre los 28 Estados miembros de la UE en la edición de 2020 del Índice de la Economía y la Sociedad Digitales (DESI), sobre la base de datos previos a la pandemia . España ocupa el segundo puesto en la UE en materia de servicios públicos digitales gracias a la oportuna aplicación de una estrategia digital por defecto en toda su administración central. El país también obtuvo buenos resultados en el ámbito de la conectividad. España está por debajo de la media de la UE en los indicadores de capital humano. Aunque está mejorando su puntuación, casi la mitad de la población española carece todavía de competencias digitales básicas y un 8% nunca ha utilizado internet.España ocupa el decimotercer puesto en la integración de las tecnologías digitales; su puntuación coincide con la media de la UE, si bien las PYMEs españolas siguen sin aprovechar todo el potencial del comercio electrónico. (Podemos acceder al informe completo aquí ).

Si bien los datos no son tan desalentadores, sí que necesitamos ocuparnos más de la parte tecnológica de nuestra sociedad. Las empresas se han ido adaptando a la situación, existe la posibilidad del teletrabajo en muchos casos. No obstante, el gran reto no está solo en esto, sino en saber trabajar de forma segura desde nuestros hogares. Ahora, nuestra casa es en muchos casos también nuestra oficina, y debemos ser conscientes de esto y actuar en consecuencia.

No podemos tratar este tema sin nombrar las competencias digitales, pues cuando nos ocupamos de la seguridad informática y la ciberseguridad de nuestro entorno laboral (ya sea en la oficina o en casa) o personal, estamos haciendo uso de una de las competencias digitales básicas.

Ahora, pongamos números al futuro del trabajo para ver realmente la importancia de desarrollar nuestras competencias digitales. Vamos a destacar la influencia que la automatización y la tecnología tendrán para la evolución del mercado del trabajo, algo que cada vez se estaba haciendo más notable y que la situación que hemos vivido y estamos viviendo este año, ha hecho aún más notable.

Según una encuesta publicada por la fundación Randstad en Abril del 2020, durante el confinamiento, el 42,8% de las empresas mantenía su actividad a pesar de la crisis del Covid-19. En otros casos, las empresas han tenido que optar por la paralización temporal (25,5%) y la reducción de actividad (22,3%). Esta encuesta la realizó con 450 empresas de nuestro país y podemos ver las conclusiones aquí .

Fuente: Randstad.

La apuesta mayoritaria durante el confinamiento fue el teletrabajo. Ya en abril el 61,6% de las compañías en nuestro país estaban implementando el teletrabajo. De ella, cerca de la mitad (47,5%), lo estaban aplicando para más del 60% de la plantilla.

Como dato curioso, durante el confinamiento el 58% de los trabajadores españoles consideraba antes del comienzo de la crisis que en su puesto disponía de todo lo necesario para poder teletrabajar. Además, el 68,6% de los empleados españoles quería teletrabajar, pero no podía porque su empresa no se lo permitía. Todo esto, también según Randstad.

Nos gustaría comentar que al pasar de trabajar en la oficina a trabajar desde casa, los trabajadores deberían haber tenido ciertas competencias digitales mejor desarrolladas para hacerlo de forma segura. La realidad nos muestra que pocos estaban preparados para estos cambios.

Una vez hemos salido del confinamiento, ya sabemos que la influencia de las nuevas tecnologías en el entorno laboral es cada vez más determinante.

No pensemos que estas competencias las necesitamos solo para el trabajo, que es lo que se suele pensar. Estas herramientas las necesitamos para el trabajo y para la vida, para nuestro día a día. Ya no concebimos el mundo sin el uso de la tecnología. Ya hablamos de smartcities, del coche autónomo, de la Inteligencia Artificial, etc. Todo esto es lo que nos ha hecho progresar como sociedad y como individuos.

Para finalizar, nos gustaría darles unas recomendaciones básicas en materia de ciberseguridad para evitar ser víctimas de ciberataques, y por consiguiente, usar Internet de forma segura. Además, nos servirán en cualquier ámbito de nuestra vida:

  1. Nunca dejes de aprender. Este es el primer paso, busca información y contacta con profesionales especializados.
  1. Mantén actualizado el software: sistema operativo, programas, navegador, etc.
  2. Instala un antivirus y anti-malware confiable, tanto en ordenador como en tu smartphone o tablet.
  3. Inspecciona del sistema por el antivirus de forma periódica.
  4. Usa contraseñas complejas: 8 caracteres como mínimo, usa dígitos, letras, mayúsculas, minúsculas y caracteres especiales.
  5. Usa un buen cortafuegos o firewall.
  6. No abras correos electrónicos sospechosos.
  7. Haz copias de seguridad periódicamente.
  8. Evita conectarte a redes públicas.
  9. Desactiva la wifi y el bluetooth siempre que sea posible.

Raquel de Amuedo Trigueros 

Ingeniera Técnica en Sistemas de Telecomunicación, Universidad de Las Palmas de Gran Canaria

Docente y Consultora, especializada en formación  a la FPE y formación a empresas, en Ciberseguridad y Seguridad Informática, Nuevas Tecnologías, TICs, competencias digitales, competencias docentes

Cibercooperante de INCIBE (Instituto Nacional de Ciberseguridad) y miembro de MiRed (Mujeres Ingenieras en Red del COITT).


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información