• 91 536 37 87
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Día Internacional de la Mujer en la Ingeniería 2022

Con motivo del 23 de junio Día Internacional de la Mujer en la Ingeniería, la compañeras de Ingenieras en Red, comparten el siguiente artículo en la que comparten cómo surgió su vocación, así como los desafíos para aumentar las vocaciones STEM y la presencia femenina en la ingeniería.

Esta efeméride fue creada en el año 2014 en Reino Unido por la Women's Engineering Society con motivo de la celebración de su 95° aniversario. En este día, se hace un homenaje a las mujeres que trabajan en el campo de la ingeniería, que tradicionalmente ha sido realizado por hombres.

Según los datos de la ONU sólo un 0,5% de las niñas de 15 años de los países de la OCDE piensa en dedicarse a carreras STEM frente a un 5% de los niños. Se evidencia que a partir de los 9 años, las niñas pierden interés en la tecnología fruto de los sesgos existentes en la sociedad que influyen en sus decisiones.

 «Debemos exponer a las niñas las diferentes alternativas profesionales en ámbitos científicos y tecnológicos, ya que en muchos casos ni siquiera las conocen y es crucial para lograr la igualdad en las próximas generaciones».

Sandra Fernández. Experta en IoT Innovation & Scouting Telefónica

La escasa presencia de la mujer en el mundo digital, hace que éste se construya introduciendo numerosos sesgos que alejan de la realidad y rompen con todo lo que se está logrando en referencia a la igualdad real. La brecha de género es algo que debemos solucionar entre todos y todas, se debe aplicar perspectiva de género en el desarrollo de la tecnología.

«Tenemos que animar, impulsar, normalizar y ofrecer referentes a las niñas, que entiendan el valor que aportan, siendo el 51% de la población. Hoy más que nunca, en este contexto digital, es muy importante que formen parte de esta transformación»

Almudena Moreno. Directora de Alianzas para la Innovación Telefónica Open Future

 «Existe una gran falta de información. Debemos dar a conocer una visión más global de qué es un ingeniero, de todas las opciones que ofrecen estas profesiones y sus beneficios sociales. El desconocimiento genera prejuicios. Hay mujeres que, cuando van a dar el paso de qué carrera elegir, se decantan por aquellas que tienen una orientación social porque relacionan la ingeniería con máquinas.  Esto, en realidad, no es así, debemos dar a conocer el valor que tienen las ingenierías dentro de la transformación socio-económica».

Montse Pascual. Ingeniera de Telecomunicaciones

Con el deseo de dar a conocer la Ingeniería en Telecomunicaciones, hemos preguntado a algunas compañeras: ¿Qué te llevó a estudiar “Teleco”?. Nos lo cuentan ellas mismas:

Raquel de Amuedo:

Desde pequeña veía que lo mío eran “las ciencias”. Por cosas de la vida tuve una operación con 6 años y para mí, aquel señor que era mi traumatólogo, era mágico y asombroso, y yo quería ser como él. Así que lo primero que quería ser era doctora, pero no una doctora cualquiera… quería ser traumatóloga. Estudié todos los huesos del cuerpo, mis padres me compraron libros “para niños” con los huesos pero yo disfrutaba más con la enciclopedia que teníamos en casa con láminas donde se veía el cuerpo humano de forma más completa. Conforme crecí un poco más descubrí que me fascinaban las matemáticas, así que con unos 9 o 10 años iba a estudiar matemáticas. De ahí llegué a la secundaria y descubrí la física, ¡qué maravilla, podía comprender el funcionamiento del universo! Pero ahí no quedaba la cosa, en tercero de ESO apareció en mi vida la “TECNOLOGÍA” (con letra bien grande). Y ahí vi la perfección para mí, la unión de matemáticas y física. Al llegar a bachillerato elegí el bachillerato tecnológico sin ninguna duda, disfrutando muchísimo con tecnología industrial y electrotecnia. Claro, no podía ser de otra forma, “teleco” era mi camino.

A día de hoy, cuando me encuentro o hablo con mis profesores y profesoras de secundaria y saben que estudié teleco, me dicen que “se veía venir”.  Aunque me considero una teleco algo diferente (me gusta decir que soy una teleco alternativa) y además mi trabajo no es directamente en telecomunicaciones, considero que soy quien soy y hago lo que hago gracias a la ingeniería. Mi forma de ver el mundo de la formación y contribuir a él se basa en el valor que puedo aportar gracias a mi pasión por la tecnología.  Soy muy afortunada porque he conseguido integrar mis dos pasiones: la tecnología y la formación. ¿Quién sabe qué estará por venir?

Olga Arribas:

Mis padres son personas muy racionales, y nosotros lo hemos heredado, así que, siendo la primera generación de la familia con acceso a una formación universitaria, nos hemos decantado por carreras científicas y prácticas (medicina mi hermana, ingeniería de telecomunicaciones yo). La curiosidad sobre los porqués de las cosas en la infancia (¿por qué el cielo es azul? ¿por qué los molinos giran?) se transforma con el conocimiento en la curiosidad de hacer y transformar (¿puedo hacer que otras cosas giren con el viento?). El haber creado en clase esas máquinas rudimentarias en que unas bolas de acero provocan una serie de acciones hasta encender una bombilla al final, el juego de química con el que pasábamos las tardes de verano experimentando en la cocina de casa. Conocer las leyes del universo ¡y jugar con ellas! Esta es la base de todas las vocaciones científicas y técnicas. Elegir luego una carrera u otra es en parte azar. En mi caso el auge de la informática y de las telecomunicaciones en el momento de mi entrada a la universidad fue clave, era subirse a la cresta de la ola de modernidad.

Lola Peláez:

Muy fan de las matemáticas, tenía claro que quería estudiar una carrera técnica. Investigué las existentes y encontré que Ingeniería Técnica en Telecomunicaciones no tenía química. Ese fue el motivo por el que elegí la carrera, solo sabiendo que era una carrera con mucha demanda y futuro profesional. Soy de la época en la que no existía Internet y los ordenadores no estaban a nuestro alcance. Jamás había visto un circuito, ni he tenido relación con la electrónica. Comencé a estudiar cada una de las asignaturas como algo nuevo a descubrir y el reto de superarlo. Me apasionaron cada una de ellas por la capacidad que se adquiere de solventar problemas del mundo real y dotar de vida a las creaciones, las cuales obedecen porque es lo que has programado o diseñado y la prueba del éxito es el correcto funcionamiento, lo que conlleva una gran satisfacción.

La ingeniería te da la capacidad de mejorar el mundo y este es un don que se trabaja asignatura a asignatura, siendo la carrera un aprendizaje de trabajo en equipo, compañerismo y disfrute de cada uno de los proyectos emprendidos. He tenido la suerte de trabajar en Salud y poner al servicio de los pacientes los conocimientos adquiridos en mis estudios. Sólo pensar que un familiar, amigo o yo misma podemos ser usuarios de algo que he creado con ayuda del equipo, me enorgullece y hace seguir adelante con el camino maravilloso de la Innovación y Ciencia.

En mi trayectoria, siempre me han dicho “tú es que eres muy lista”, pero debo confesar que accedí a los estudios habiendo repetido selectividad y con mucho esfuerzo durante todas las etapas de EGB, BUP y COU. Si te gusta, nada es difícil. Cuando encuentras tu pasión, lo que otros ven “difícil” se convierte en un aprendizaje del que se disfruta. Para mí estudiar derecho u otro tipo de disciplinas si que es difícil. Lo importante es encontrar lo que te motiva y sin duda las Telecomunicaciones son apasionantes, te abren las puertas del mundo en el que vivimos, un mundo Digital, a profesiones fascinantes con gran demanda de estos estudios. En Europa se prevé crear unos 2,4 millones de nuevos empleos en los próximos 4 años para la Transformación Digital. Actualmente España cuenta con más de 100.000 vacantes TIC.

¿Cómo se cambia el mundo desde la ingeniería?

Nada mejor que un ejemplo actual con el que aprovechamos para felicitar a Elena García Armada, ganadora del Popular Prize de los premios EIA 2022, al mejor inventor/a europeo del año, de la Oficina Europea de Patentes. Los exoesqueletos pediátricos beneficiarán a diecisiete millones de niños con problemas neurodegenerativos.

Desde Ingenieras en Red, animamos a todas las estudiantes a elegir una ingeniería, ayudándonos a disminuir la brecha de género y a cambiar el mundo.

"Hay que perseverar y, sobre todo, tener confianza en uno mismo." Marie Curie

 Fuente de datos. IV Congreso de Mujeres del Sector Público: Mujer y Tecnología.