• 91 536 37 87
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

María Martín: “Necesidades de contenidos STEAM y robótica en educación”

Cada 29 de Agosto, se celebra el "Día Mundial del Videojuego". Hasta hace unos años, los “gamers” eran considerados como freaks, sin embargo, en la actualidad no es muy descabellado decir que los niños nacen ya con algún tipo de tecnología debajo del brazo que les capacita para jugar y entretenerse sin ningún tipo de ayuda.

Seguro que muchos de los que leéis este articulo habéis escuchado a un padre o a una madre decir en alguna ocasión: “mi hijo con solo dos añitos cierra y abre aplicaciones él solito”. Y es que es un hecho irrebatible que, en apenas una década, la tecnología ha pasado a ser la protagonista en la mayoría de nuestras gestiones diarias. El ritmo en que la tecnología se asienta en nuestra existencia es vertiginoso y es por esto que la educación y los contenidos curriculares deben adaptarse con la misma celeridad a esta nueva realidad.

La magna exposición a la tecnología y a contenidos tan atractivos desde edades tempranas, está provocando que los niños y los adolescentes rechacen contenidos más estáticos y demanden aquellos que les sobre estimulen y les fuercen a interactuar como si de un reto o videojuego se tratara. A priori, esto puede parecer una idea que genera controversia en el sentido de una escuela tradicional, pero no lo es si la aproximación de la tecnología al aula se realiza desde el prisma adecuado, y se equipara su valor desde el principio con el resto de recursos.

Cierto es también, que las generaciones que acuden a las aulas hoy han estado expuestas a un escaparate poco propicio, ya que les han forzado a adaptarse como han podido a una tecnología al pronto uso, rápida y a la desesperada. Obviamente, queda mucho trabajo por hacer para que estas mismas generaciones conozcan los límites de la tecnología, la respeten y hagan un uso responsable de la misma.

En este sentido, la metodología STEAM (Science, Technology, Engineering, Arts. and Maths) es la solución más inmediata para ir incorporando, desde los centros docentes, un mejor uso y responsable de la tecnología e ir combinándolas con el resto de materias. Es importante poner en valor a la tecnología, no para que sea la protagonista del proceso de aprendizaje, sino para que se convierta en un recurso más al que acudir para lograr el objetivo que se establezca en la unidad didáctica correspondiente.

La metodología STEAM se enfoca desde la resolución de un problema. Dicho enfoque práctico plantea a su vez una situación de la vida diaria que haga comprender a los estudiantes que la ciencia, las matemáticas y resto de materias no son abstractas y están muy ligadas entre sí. Se trata de un aprender haciendo, equivocándose y volviéndose a intentar.

En relación a esto, la robótica educativa aportaría la guinda a la metodología STEAM puesto que el aprendizaje va acompañado de un objeto físico que se mueve después de ser programado para ejecutar unas órdenes y consigue superar el reto o problema planteado en el inicio. Este acercamiento de la robótica tiene ya cabida en los contenidos curriculares como bien reflejan las nuevas órdenes de la Consejería de Educación en las etapas de primaria y secundaria.

La robótica educativa se plantea como un medio para un conseguir un aprendizaje significativo y no como un ente aislado y que solamente está unida a la computación y a una ingeniería de construcción. En más bien al contrario, la robótica educativa abre una ventana hacia una nueva educación reveladora, sin brecha de género y que permita adaptar los contenidos curriculares a problemas cotidianos con los que ambos, chicos y chicas se sientan reflejados.

Los graduados e ingenieros técnicos en telecomunicación, tenemos mucho que aportar en cómo esos contenidos curriculares podrían ser llevados al aula. Cada vez son más los compañeros que eligen la docencia después de haber desarrollado su carrera profesional en empresas del sector. Además, si se tiene en cuenta el giro de 180 grados al que está sometida la industria debido a la automatización de los procesos y la inclusión de la inteligencia artificial, los telecos tenemos mucho que aportar a los pequeños que hoy acuden a las aulas pero que son nuestras generaciones futuras.


María Martín Solís
Ingeniera Técnica en Telecomunicación y miembro de la red andaluza de robotica educativa. Colegiada 9882
Profesora de Tecnología y STEAM